Consejos para cuidarnos del miedo y los pensamientos nocivos

“El miedo es una actitud muy negativa, una actitud que daña nuestras percepciones más finas. Cualquier forma de miedo daña (…) El pensamiento, la razón y el miedo son los frenos que detienen nuestra evolución espiritual; no son más que ruido de la máquina que anda más despacio (…)”

Lobsang RampaUsted y la Eternidad

El miedo y los pensamientos nocivos: visualizaciones, oración y rituales como herramientas para una buena higiene mental.

 

Leyendo el Tarot, constantemente me doy cuenta de que somos presa fácil para el miedo y me apena cuántas zancadillas podemos hacernos a nosotras mismas debido a nuestros miedos y temores ya sea de forma consciente o no. Creencias y afirmaciones terribles, amargas sobre el futuro -y por qué no decirlo, muchas veces respecto del amor-. Sin saberlo, somos artistas pero del autoboicot, pues nuestra capacidad de creación autodestructiva es impresionante e infinita pues tal como escribe el autor ya citado; el pensamiento está donde uno se concentra. Sabemos que el pensamiento y nuestra mente es lo que nos permite crear y funcionar en la vida. Sin embargo, puede ser también nuestro peor enemigo

¿Por qué? Pues tal como no vemos el aire que respiramos, no vemos la electricidad -salvo en forma de luz de un aparato eléctrico o de la luz solar- que emiten nuestros cuerpos, sin excepción de nuestro cerebro, pero no por eso vemos lo que pensamos. Bárbara Ann Brennan en su fantástico libro Manos que curan escribe “el pensamiento crea formas” por lo tanto, si pensamos recurrentemente en que algo malo nos sucederá, no hay de que sorprenderse si eso que tememos, llega a suceder.

Por otro lado, el conocido best seller El Secreto difundióa través de la publicación publicación del libro y luego con su película, llevando a mucha gente el mensaje sobre la importancia de pensar, imaginar e incluso sentir aquello que necesitamos y/o deseamos aunque sea por capricho. El argumento de Rhonda Byrne -autora del libro- basa sus premisas en la abundancia el universo y la naturaleza, por lo tanto, nosotros también nos la merecemos según escribe. Y en parte sí es cierto, la vida es continuamente abundante desde lo más simple a lo más complejo en ella. Lo que no comparto, es su excesivo énfasis en la consecusión de bienes materiales, algo muy propio de una cultura con una enorme necesidad de sobreconsumo.

¿Cuánto daño está haciendo la humanidad, nosotras y yo misma a las distintas formas de vida en nuestro planeta en nombre de la abundancia? He llegado a preguntarme si es que ¿se talarán todos los bosques en nombre de la abundancia y el progreso?

Sin embargo, reconozco el mérito de Byrne al dar visibilidad a la importancia de la visualización y el cuidado de lo que se piensa. Logró llegar a muchas personas de forma masiva sin importar edad ni genéro, nacionalidad e incluso convertir a los escépticos en creyentes de lo invisible.

¿Se pueden controlar los pensamientos? Esa es la pregunta. Controlar los pensamientos es tarea difícil y ni siquiera creo que sea totalmente posible. Pero!  existen algunas formas básicas de autocuidado  para mantener una buena higiene mental.

¿Cómo mantener una buena higiene mental? Identificando tus pensamientos nocivos, severos, autocríticos o supuestas intuiciones -todo aquello terrible e incontable que se nos pasa por la mente- eso que no te atreves a compartir con nadie -ni con tu mamá, la psicóloga o la tarotista- . Una vez que los hayas identificado haz una lista con la cantidad de creencias y pensamientos que desees y que sean necesarios de eliminar.

A continuación  5 opciones que te pueden ayudar:

 

1. Escribir y confiar

Es importante que escribas cada pensamiento o creencia nociva pues es la única manera de traerlos al plano físico de forma inmediata y no dejar que sigan creciendo como una bola de nieve, pero de malestar psicoemocional. Una vez escrito, ya en el plano de lo tangible, guarda tu lista en una caja -una de recuerdos en caso de que tengas una, o otra exclusiva para eso- y cada vez que puedas, pide y agradece por la transmutación de aquellas formas de pensamiento. Espero pase un buen tiempo y puedas reírte de lo pesimista que estabas siendo contigo y la vida ❤

2. Meditar


Imagínese que etapa sentado en una habitación completamente oscura, en la cima de un rascacielos; delante se tiene un gran ventanal cubierto por una cortina negra, una cortina sin dibujos, sin nada que resulte una distracción. Concéntrese en dicha cortina. Primero hay que asegurarse de que no se tienen pensamientos que crucen la cortina (que es la cortina negra) y si los pensamientos tienen a penetrar, hay que desecharlos. Se puede hacer; es sólo un asunto de práctica. Durante unos momentos los pensamientos tratarán de aletear en el borde de esa cortina negra

 

Meditación de L. Rampa en el libro ya citado, Usted y la eternidad

3. Pedir.

Si eres una persona de religiosa o de oración puedes pedir a los ángeles que te ayuden a limpiar esas los temores que escribiste en nombre de tu más alto bien y el de todos quienes te rodean. No olvides agradecer.

4. Hacer un ritual

Hacer algún tipo de ritual (quemar o enterrar tu lista x ejemplo) para pedir por tu transformación, ojalá en luna nueva. Recomiendo a www.evecazenave.com tiene todo tipo de rituales y consejos para las lunas y los signos.

5. Visualización de la Llama Violeta

La llama Violeta transmuta toda condición interna hasta cambiar las circunstancias externas. En internet tanto en páginas webs como en youtube aparece muchísima información al respecto, puedes buscar la que resuene más contigo.

Recomiendo especialmente esta visualización. Hace un año aproximadamente realicé una meditación/visualización en la mañana y en la noche de la llama violeta durante 25 días. Sé que no es poco pero la experiencia fue intensa y puedo dar fe de que a partir de ese momento, mi vida comenzó a cambiar.

 

Hay momentos en los que no se puede hacer más que pensar. La acción constante es un bálsamo contra la ansiedad. Trabajar, trabajar, trabajar -el vértigo de la creación- buscar ese momento en que la realidad desborda de manera agradable – vivir en el escenario creado por uno mismo, ser protagonista de tu propia ambientación” Transcripción del escrito en la imagen de portada de esta publicación.  Marta Minujín, Artista visual argentina.